sábado, 21 de enero de 2017

No fue casual. En 3era persona.

Nunca estuvieron preparados para dejarse a la mitad del camino de su vida, y nunca pensaron en dejarse, pero la vida a veces te da primeras oportunidades y hasta segundas, si es muy buena historia, hay una tercera, pero el destino no creyó en esta historia, uno de los dos tampoco creía en esto, aunque pareciera que sí, que apostó todo, pero mentía.
Cuando se fue, agachó la cabeza y se tragó todas sus lagrimas para salir adelante, pero le dejó una parte de su ser, sus sueños y toda su voz, le dejó parte de su amor, le dejó su luz y su color, para que llene cada uno de sus rincones.
 Trató de llevarse todo su dolor, aunque la nostalgia lo persiguera por las noches, (y por la mañana también), trató de dejar una última buena impresión para ser un lindo recuerdo, (aunque no era necesario), trató de no llorar en el camino de vuelta, (pensando que nunca iba a volver), trató de evitar, (aunque esperando encontrar en su camino).
 No, no fue casual todo su amor, tampoco que no pudiera ser eterno.
 Uno se dio cuenta de que el otro no sentía el mismo loco amor que te hace tomar un colectivo de ida y sin vuelta, dejar toda su vida atrás para volver a verse después de tantos años y de tantos daños...
¿Adiviná quien fue?

No hay comentarios:

Publicar un comentario