martes, 15 de noviembre de 2016

Sin título deliberadamente.

 Lo cierto es que me siento escritora a veces, me doy el lujo en la intimidad de sentirlo, por momentos dudé de la realidad, de todo, de que tal vez nunca existimos, que nada nos cambió y nada nos modificó, que nada pasó y que en otra realidad no nos conocimos, lo cierto es que hoy entendí muchas cosas, no me arrepiento de haberte conocido, ni de haberte dado lo mejor de mi, es difícil opinar de mi yo del pasado en este presente. Crecer es algo que no se puede detener, todos crecemos porque hasta la misma naturaleza lo demanda, sé que voy a llevarte y me vas a llevar, siempre me decías que querías que aprendiera y que me enseñaste mucho, pero siempre también te enseñé para que aprendieras, para que siguiéramos adelante más que nada, ¡y si que lo hicimos! seguimos más de lo que creía, a lo largo, (o a lo corto) de mi tristeza, (que es un duelo, las pérdidas son duelos) pasé por muchas etapas, y entendí que si no vivo mi vida como quisiera recordarla, todo, todo, TODO sería en vano, es ahí que mi tristeza quedó de lado, encontré paz. Aprendí de los errores que cometí para no volver a cometerlos, o a hacerlos con cautela, a sabiendas de que hago mal las cosas y poder repararlas, ahora sí me hago responsable de mis actos, antes no lo hacía.
 A veces le escribo al cielo, me da miedo fallarle a las personas que llevo siempre conmigo, pero es nostalgia.
 Antes quería que te sintieras orgullosa de mi, pero me sorprendí al sentirme orgullosa de vos, así debería ser, así siempre debió ser. Hubiera querido más tiempo, pero el reloj avanza y el tiempo no para, nunca nos esperó, lo cierto es que alcancé a decir casi todo, (como en un final, no me hubieras dejado, faltaba que te expreses, como siempre.)
 Hoy se cierra un círculo en mi vida, espero que también te sirva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario