miércoles, 23 de noviembre de 2016

Asumir riesgos.

 Me arriesgué a tomar estas decisiones, a pesar de que se pusiera todo el mundo en mi contra, me arriesgué a todo, por más que pudiera fallar, por más que no resultara, creí en esto y me arriesgué a hacerlo, a pesar de todo, a pesar de nada.
 Me arriesgué porque quería hacerlo, nadie más es culpable de mis fracasos o mis logros. Y acá estoy, sigo acá. 

lunes, 21 de noviembre de 2016

Be free.

 Había un pájaro que cantaba por las mañanas, cantaba mientras se bañaba, cantaba con el alma, pero un día se dio cuenta de que había algo que lo rodeaba y por más que intentara volar, no podía hacerlo, lo que lo rodeaba le impedía el vuelo, pensaba, "¿qué culpa tengo? Si canto para alegrar el mundo".
 El pajaro se empezó a apagar, y con él su canto, si prestabas atención, se podía escuchar la misma letra una y otra vez de su canto...
Sólo quiero ser libre en este mundo.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Prejuicios.

 Hay una persona que no me cae muy bien, siempre hace preferencias con ciertas personas, hace comentarios agrios sobre ciertas situaciones, ve que te equivocás y no te corrige.
 Ayer caminaba por mi barrio y vi que esa persona estaba sacando una foto a una flor porque le pareció bella. Soreía por una simple foto y caminaba tranquila.
 La miré y me di cuenta de que ahí estaba la persona más prejuiciosa... Era yo.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cuestión de tiempo.

 Es cierto que el tiempo es enemigo de muchos, y amigos de otros, el tiempo nunca se detuvo por nadie, y nunca lo va a hacer, a veces creemos que en alguna mirada, en alguna sonrisa se puede llegar a detener.
 Si pudiera volver el tiempo atrás, si pudiera volver a repetir un sólo día, volvería a aquel día en que pude abrazarte y no lo hice pensando en que iba a volver a verte, ¿y sabés que pasó?
Eso nunca sucedió.
 Volvería el tiempo atrás para poder vivir un día que nunca viví porque no lo quise vivir, aquel día que nos peleamos por nada, (¡y sí que nos peleábamos por nada!) para invitarte a que caminemos, o tomemos mate.
 Si me pongo a pensar, “todos viajamos a través del tiempo juntos, cada día de nuestras vidas. Solo podemos esforzarnos por disfrutar de este extraordinario paseo". El tiempo solo hace su trabajo y sigue corriendo, entonces no me quedó más remedio que ajustarme a sus reglas, antes de responder mal, lo pienso dos veces, antes de no abrazar a alguien, no lo pienso, indudablemente lo hago, la vida es efímera, hoy estamos y tal vez mañana no lo estemos. Vivo cada día como si fuera el último de mi (extra)ordinaria vida, cuando llegue el balance de mi vida, sé que va a ser como siempre lo quise, o lucho por eso.
 Si pudieras volver el tiempo atrás, si pudieras repetir un sólo día...
¿Lo harías?

martes, 15 de noviembre de 2016

Sin título deliberadamente.

 Lo cierto es que me siento escritora a veces, me doy el lujo en la intimidad de sentirlo, por momentos dudé de la realidad, de todo, de que tal vez nunca existimos, que nada nos cambió y nada nos modificó, que nada pasó y que en otra realidad no nos conocimos, lo cierto es que hoy entendí muchas cosas, no me arrepiento de haberte conocido, ni de haberte dado lo mejor de mi, es difícil opinar de mi yo del pasado en este presente. Crecer es algo que no se puede detener, todos crecemos porque hasta la misma naturaleza lo demanda, sé que voy a llevarte y me vas a llevar, siempre me decías que querías que aprendiera y que me enseñaste mucho, pero siempre también te enseñé para que aprendieras, para que siguiéramos adelante más que nada, ¡y si que lo hicimos! seguimos más de lo que creía, a lo largo, (o a lo corto) de mi tristeza, (que es un duelo, las pérdidas son duelos) pasé por muchas etapas, y entendí que si no vivo mi vida como quisiera recordarla, todo, todo, TODO sería en vano, es ahí que mi tristeza quedó de lado, encontré paz. Aprendí de los errores que cometí para no volver a cometerlos, o a hacerlos con cautela, a sabiendas de que hago mal las cosas y poder repararlas, ahora sí me hago responsable de mis actos, antes no lo hacía.
 A veces le escribo al cielo, me da miedo fallarle a las personas que llevo siempre conmigo, pero es nostalgia.
 Antes quería que te sintieras orgullosa de mi, pero me sorprendí al sentirme orgullosa de vos, así debería ser, así siempre debió ser. Hubiera querido más tiempo, pero el reloj avanza y el tiempo no para, nunca nos esperó, lo cierto es que alcancé a decir casi todo, (como en un final, no me hubieras dejado, faltaba que te expreses, como siempre.)
 Hoy se cierra un círculo en mi vida, espero que también te sirva. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Caminando por los recuerdos.

 Tal vez ahí estás y yo te sigo esperando, caminando por la ciudad, andando las avenidas que ya recorrimos y sigo esperando ese día.
Tal vez nos cruzamos en algún momento y no supe verte, y te voy a esperar donde siempre, donde empieza todo y donde todo termina.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Duelos a resolver a la brevedad.

 Debería tomarme un café, (que sea té para mi) con el pasado, debería empezar a cerrar esos círculos y espirales que me persiguen de vez en cuando, más cuando estoy leyendo en calma y algo oportuno vuelve, como la banda del colegio primario.
 Debería pensar más en mi y dejar de pensar en todos los demás aunque sea una sola vez, quiero algún día acordarme de que no solamente me jugué por otras personas, sino que también lo hice por mi consciencia, ¿no pensás lo mismo?
 Deberíamos pactarnos un encuentro.

martes, 8 de noviembre de 2016

Te quise soltar.

 Te quise soltar, sentí como mis manos se abrían y mis dedos se aflojaban, pero tu presencia es más fuerte, estás ahí del otro lado y volvés haciendo un espiral, un eco de lo que fue, ya mis manos no te sienten pero mi ser sí, te transportás hasta acá y te siento tan real como si todavía existieras, como si todavía vivieras, como si nada hubiera pasado, como si con los sueños no te bastara para seguir apareciendo. Todavía pienso que estás ahí, sentado, hablo en presente porque en pasado es resignar, te quise soltar...