miércoles, 22 de junio de 2016

Pero no así. (Parte I)

 Nos reunimos en la parada de colectivo de siempre, o solía serlo, se veía tan bien, tenía una sonrisa en la cara y caminaba como si fuera otra persona, pero no perdió en nada su esencia, su bondad, eso que le hace ser quien es, le había prometido que cuando pasaran los años íbamos a charlar sobre este episodio que nos dividía y no sé como llegamos hasta aquí después de dos años de no vernos. Caminamos hasta aquel subway, y nos sentamos, sus gustos seguían siendo los mismos, pero de una forma más madura, más humana, ahora tal vez comprendía y me podía comprender a mi.
 Vi un anillo en su dedo y no quise decirle nada, quise explicarle por qué me fui y me dijo que no le debía explicaciones, que estábamos bien así, me comentó que estaba haciendo de su vida, también le comenté un poco de lo mío, nos reímos con las anécdotas, no podía culpar a nadie, siguió adelante y yo también, por un momento sentí como si el pasado volviera pero de la forma en la que quería que sucediera, pero después entendí que las cosas debían pasar así, estoy bien en el presente y todo lo que tengo lo elegí.
 Nos despedimos, me dijo "chau, que seas feliz en tu vida" y sonrió con una luz que nunca había visto, le dije "igualmente" y supe que iba a ser feliz logrando todo lo que se propusiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario