miércoles, 2 de marzo de 2016

Dios sabe que traté de sentirme feliz por ti.

 El adiós siempre llega realmente cuando se agotan todos los recursos y toda la esperanza, hoy, después de todo, (decir sabemos está mal) sé que todo siempre es camino hacia adelante, siempre supe que se terminaría todo, pero nunca de este modo, yo estoy comprometida, vos no sé en que andarás, estoy bien, soy feliz, ya superé todas las heridas y de las cicatrices ya no quedan ni rastros, rehicimos nuestras vidas como pudimos, a mi me costó mucho más tiempo pero quería estar segura de lo que hacía, soy amiga de las equivocaciones y quiero remediar todo el mal camino que tomé, todo lo que hice mal antes no quiero volver a repetirlo y prometo que esta vez haré que valga la pena. Dios sabe que traté de sentirme feliz por ti, feliz por tu libertad, por tus elecciones, por querer seguir adelante y me quedé estancada en el tiempo sintiéndome feliz por ti, hoy, me siento feliz por mí, porque seguí adelante y no solo porque lo necesitaba, el tiempo también me empujó a hacerlo, esto es un adiós sobre el adiós que me diste, me despido y no queda absolutamente nada de lo que no había.

No hay comentarios:

Publicar un comentario