martes, 8 de marzo de 2016

¿Cuándo voy a terminar este viaje?

 Nadie me dijo que iba a ser tan largo, en el camino encontré tanto, pero todavía no me encontré a mi, hay mañanas en las que me cuestan días enteros levantarme y miro al techo buscando respuestas, como si me las fuera a dar. Cuando decidí seguir con mi vida, lo hice en defensa propia, no veo donde está lo que me hace bien, hay vicios que no puedo dejar y este empiezo a pensar que es uno de ellos, cada día me acomodo más en la resignación de no haber dicho todo a su debido tiempo, bueno, en la resignación en general, esto no era lo que esperaba para mi vida, pero los sueños se van quedando cada vez más lejos.
 Una vez soñé que me quedaba ahí...

sábado, 5 de marzo de 2016

Novedades II.

 No sé si se sentían solos allá, pero acá somos cada vez menos, hoy llegó un ángel más al cielo. Es cierto, el que se va, simplemente se va, los que nos quedamos acá sufrimos las consecuencias, eras un hijo de puta, pero no como para irte.
 Recíbanlo con los brazos abiertos, que acá lo necesitamos a horrores.

viernes, 4 de marzo de 2016

Novedades.

 Las novedades de este lado son muchas, ya no reina el desastre y no siento culpa por no haber venido ese día a mi casa, ¿viste la cena de diciembre? Fuimos casi como personas normales sin un pasado trágico y en el último cumpleaños Antonio no me reconoció. Quería contarte que no, ese no era para mi, no era el indicado, siempre miro al cielo tratando de acordarme de tu cara, de tu voz. De este lado de Buenos Aires estamos bien, quería decirte por si me leés que tengo preguntas sin respuestas, me gustaría sentarme a charlar y tratar de resolver las dudas. Te extraño aunque no hayamos tenido mucho tiempo juntos.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Dios sabe que traté de sentirme feliz por ti.

 El adiós siempre llega realmente cuando se agotan todos los recursos y toda la esperanza, hoy, después de todo, (decir sabemos está mal) sé que todo siempre es camino hacia adelante, siempre supe que se terminaría todo, pero nunca de este modo, yo estoy comprometida, vos no sé en que andarás, estoy bien, soy feliz, ya superé todas las heridas y de las cicatrices ya no quedan ni rastros, rehicimos nuestras vidas como pudimos, a mi me costó mucho más tiempo pero quería estar segura de lo que hacía, soy amiga de las equivocaciones y quiero remediar todo el mal camino que tomé, todo lo que hice mal antes no quiero volver a repetirlo y prometo que esta vez haré que valga la pena. Dios sabe que traté de sentirme feliz por ti, feliz por tu libertad, por tus elecciones, por querer seguir adelante y me quedé estancada en el tiempo sintiéndome feliz por ti, hoy, me siento feliz por mí, porque seguí adelante y no solo porque lo necesitaba, el tiempo también me empujó a hacerlo, esto es un adiós sobre el adiós que me diste, me despido y no queda absolutamente nada de lo que no había.