domingo, 27 de diciembre de 2015

Las formalidades y el frío.

 ¿Cómo le diría a usted (en vano) que desde que no está aquí, hace mucho frío?
 Él el rey del verano con sus vicios de calor, que si miro desde mi ventana, espero verlo. A usted, al mismo, que le dije que no sabía que si lo amaba por miedo a decir que lo amo, a aquel, que si me falta ya no es lo mismo, es que aquí quema un verano intenso de diciembre pero por mi temor hace frío, y no sé cumplir promesas pero no me alejé, sigo aquí, pero usted me lastima tanto que duele, duele por dentro.
 Van unos días sin verlo y lo extraño como si me faltara el mismo oxígeno.
 Consumatum est, todo tiene que seguir y si yo lo amo después de tantos años de no amar con esta locura, exijo lo mismo y si no puede cumplirlo, siga su camino, lo voy a seguir amando, con la promesa de olvidarlo y llevarlo conmigo... Después de todo, si me da miedo amarlo.
 Ella que lo amaba y él solo la quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario