jueves, 12 de noviembre de 2015

Te mostré todo de mi.

 Te mostré todo, desde mi lado más amable, hasta mi lado más salvaje, te mostré todos mis vicios, los malos y los buenos, te mostré mi voz, hasta te mostré mi peluche, lo que (te) escribo, te enseñé mi lado frío, mi lado tierno, te di todas mis caricias y todos mis besos, te conté cosas que no le cuento al mundo todos los días, te di espacio y te aprisioné cuando fue necesario, (y cuando no también) y ya no se me ocurre darte nada más que tiempo, no sé que más darte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario