jueves, 19 de noviembre de 2015

Me quedo con las ganas y no.

 Me quedo con las ganas de abrazarte esta noche, (y desde hace algunas noches atrás) me quedo con las ganas de decirte todo lo que me hacés sentir, (de lo que siento, me encargo yo) me quedo con las ganas de pedirte perdón por como soy, por lo que soy, porque somos tan diferentes y aún así juntos hacemos magia con el tiempo, lo detenemos por unos momentos.
 Pero no me quedo con las ganas de adjudicarte mis logros, aunque pequeños siempre me hacés pensar en qué hago y en que tengo potencial para todo, en lo que pasamos, en lo que no, en todo lo que hasta ahora te dije, en cada reencuentro, porque desde hace mucho tiempo somos reencuentro siempre, y principalmente, vos con tus veinti y tantos y toda tu juventud, no me quedo con las ganas de decirte que sigo tu consejo, me dedico a vivir más que a escribir y voy a seguir haciéndolo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario