viernes, 16 de octubre de 2015

Incoherencias suyas IV.

 Nuevamente vuelvo sobre mis pasos para contradecirme, se me volvió costumbre.
 Podría escribir mil horas seguidas sobre nuestras charlas, pero esta vez quiero ser un tanto especial.
 Cuando dormimos juntos, cosa que no me gusta hacer, (me encanta) es cuando por un momento compartimos la misma almohada, los mismos sueños, extrañamente cuando duermo con vos, sueño con vos y no sé si habrá sido un sueño, no sé si fue un susurro o una huella mental, no sé si lo habrás escuchado o sentido, pero fue casi como un grito en alguna realidad.
 Es que cuando dormimos juntos, dejo allí todo lo que sueño en mi cama, dejo mis sueños para que en algún momento también puedas soñarlos, ¿y en dónde está su incoherencia en ésto? En que me abraza como si no me quisiera soltar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario