viernes, 4 de septiembre de 2015

Tal vez no te digo adiós.

 Después de sentir que te soltaba, hiciste lo mismo que siempre hacés cuando intento superarte, volvés a aparecer, pero esta vez llegaste muy lejos y te desprecié tanto, que apareciste en la puerta de mi casa, no sé hasta cuando vas a seguir jugando con mis sentimientos, esta vez me reparaste, me dijiste por primera vez que me amabas y realmente el mundo a mis pies se movió como nunca antes había sentido, ver tus ojos brillar casi hace que me quede sin respiración, hace medio año que no sentía tus abrazos, que glorioso es volver a estar envuelta en tus brazos aunque sea por un segundo y lo mejor es que fue realidad, no fue un sueño, volver a sentir tu perfume, volver a sentir tus besos, me quedé en esa esquina y es inevitable pensar en algo más que no sea en ese momento cuando paso por ahí.

 Por primera vez mi "te amo", tuvo la respuesta que se mereció todo este tiempo, y me destruiste, porque sé que ese te amo tal vez no se vuelva a repetir nunca más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario