domingo, 20 de septiembre de 2015

Gracias por el fuego.

 Finalmente lo que soñé por muchos meses se cumplió, y de la manera que no esperaba, debe ser que así se tenían que dar las cosas, pero no sentí lástima por vos, si no por mí, por haber creído en todas tus mentiras, por haber sentido algo por tus mentiras, ¿cómo me atreví a pensar si quiera que podía amarte? Sin dudas probé mi valentía, y ahora que quedó demostrado que es inminente que volver a empezar es necesario, pruebo mi valentía de nuevo al mundo, a mi, ya volver a empezar no es un problema, si tengo toda mi fuerza intacta, espero que puedas olvidarte de mi algún día, aunque no podrás, no, ya me encargué de enredarme en cada uno de tus pensamientos e irme caminando despacio.
 Hoy pongo un punto final a todo, me cansé de escribir sobre usted, esto es una despedida de mi para mi, sobre como te arranqué y de una buena vez por todas de mi vida, yo soy joven, usted no.
 Lo único que te agradezco es cada vez que me diste tu encendedor para encender un cigarrillo, espero que lo que me deseás a mi, se te duplique y gracias por el fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario