domingo, 30 de agosto de 2015

¿Sabés qué es lo que pasa?

 Lo que pasa, querido, es que vos sos muy egoísta para ver que más allá de tu naríz esperan mi sonrisa y mis besos, solo para vos, es que nunca lo vas a poder ver, porque a partir de hoy, el café de tus ojos no me van a robar el sueño, si no que no supiste valorarme, ni te pedí que me quieras, solo que me respetes, y no fuiste capáz de hacerlo, porque sos una persona tan asquerosa, ¿y cómo no pude verlo? Si desde siempre intuí que algo en vos estaba mal, estás mal y ahora lo estoy yo.
 ¿Sabés que es lo que pasa? Que no sé como mi orgullo y mis pocos prejuicios me hicieron fijarme en tus ojos, en tu sonrisa y en todo aquello que espera más allá, el respeto, solamente me lo puedo faltar yo, y hace mucho tiempo que dejé de hacerlo, y vos, no, vos no vas a ser el primero en quebrar eso, no vas a cambiar, no, y yo tampoco, yo menos, soy un ser inquebrantable con todas mis leyes y órdenes, sabías que si no te gustaba, ahí estaba la puerta, y sabía que si no me gustaba, ahí estaba la puerta, y la crucé, espero no verte nunca más en mi vida.
 Chau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario