sábado, 1 de agosto de 2015

Quiero estar soltera...

 Es cierto que esta libertad me fascina, pero quiero estar soltera contigo, quiero saber que puedo volver a tus brazos y podés volver a los míos cuando quieras, saber que nos tenemos y que finalmente cuando despertemos uno alejado del otro, tal vez extrañes mi mirada especial, extrañe tus charlas, tu risa, tu voz, porque no hay nadie como vos, nunca lo habrá, pero correr sin ataduras y sentir el viento en mi plena soledad, es un derecho que debí darme, solo porque cuando me decían que no podía estar sola, no sabían lo que decían, porque no es necesario estar con vos para sentirme acompañada, a cualquier distancia, (¡y mirá qué lejos estamos!) si nos necesitamos y nos sentimos, volveremos a vernos para reírnos de nuestras charlas y que me regales un pedazo de cielo en las manos, que nos miremos y sepamos que ardimos en otras camas, pero solamente nos consumimos enteramente cuando estamos juntos.
 Y aunque no lo sepas, quiero estar soltera... Pero contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario