viernes, 31 de julio de 2015

Tal vez no vuelva a pasar.

 Acomodaste cada beso en el lugar correcto, depositaste cada caricia en el lugar exacto, centímetro por centímetro, acariciaste y amaste mi cuerpo como si te hubieras entregado por completo, y así lo sentí, me diste los abrazos más cálidos en el medio del frío.
 No podrías haberme enredado de otra manera, porque parece ser únicamente la correcta. 
 Si existió un momento ideal en la vida, fue ese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario