domingo, 28 de junio de 2015

Una última vez.

 Quisiera besar tu labios una última vez, aunque eso sería imposible, me encantaría abrazarte una última vez, desearía cantarte una última vez, a todo pulmón, me haría feliz verte una última vez, me alegraría verte una última vez, sentirte una última vez, desearte por última vez, cada vez que me iba, sabía que podía ser la última vez, pero aún así me iba con la sonrisa más grande del planeta.
 Pero comprendí que vos no sos para mí, sos para alguien más, es que alguien más te extraña, alguien más te desea, alguien más te discute de lo que sea, de lo que fuere, deseo inmensamente que seas feliz o que lo intentes, lo más particular de tu persona es poder contra el mundo, contra todo, contra mí...
 Espero que seas feliz y por última vez... Sabés lo que siento, siempre estuvo demás.

viernes, 26 de junio de 2015

¿Qué te dirías si pudieras volver al pasado?

 Si pudiera conversar con esa chica de doce años, tan pequeña, tan frágil le diría que se prepare porque la vida de novelas de telefé no son ciertas, que a los trece años su papá se separaría y se irían a vivir los dos solos, empezaría una secuencia de terrores y tragedías, que no se vistiera esa tarde porque al colegio no iría, lloraría la muerte desde muy cerca y lamentablemente no sería la úlima vez, que se enamoraría de un chico que no la quería, que confíe en ella más que nadie y no en los demás, pero lo hizo al revés, que su padre a los catorce años se iría dejándola sola para volver con aquella, que buscaría su primer trabajo, que aprendería a cocinar, coser, limpiar y por las malas, que no se acercara a los malos vicios, que la soledad duele, quema, que estudie mucho más, ¿pero cómo podría haberlo hecho? que coma mucho más, el hierro en pastillas es asqueroso, que desmayarse no es una buena sensación, que sonriera más porque se la veía tan apagada y ojerosa, que se cuidara esos hermosos ojos, los anteojos no son tan cool como creía a los diez.
 Le/me diría tantas cosas, pero es tan tarde que solamente puedo decirme que siga adelante.

martes, 23 de junio de 2015

Juré.

 Juré que por un momento, juré que por un instante sentí que te importaba, te importaba lo suficiente como para que no me lastimaras, para que no me abandonaras en el desierto, para que cumplieras tus promesas, aunque tontas igual las cumplieras, juro que sentí que me quisiste, que me querías, porque a veces no sé como conjugar tu querer si es que alguna vez existió.
 Juré que el destino nos pertenecía, nos correspondía a ambos y cuando me di cuenta que el destino me traicionó una vez más, sentí que era momento de alejarme pero juro que me traicionaste más que el propio destino.
 Juré olvidarte, juraste olvidarme, juramos olvidarnos y crucé los dedos.

lunes, 15 de junio de 2015

Nuevamente.

 Nuevamente vuelvo a verte detrás de mis recuerdos, en alguno de mis sueños, nuevamente volvés a mi, a enloquecerme, después de tanto y tan poco tiempo volvés, vuelvo nuevamente a encontrarte en tu perfume, a ese que utilizan el resto de las personas pero es solamente tuyo, aunque tu olor sea lo mejor y no vuelva a olerlo nunca más. Nuevamente me encuentro con esta soledad que me dice que nunca más volveré a sentirte, a tenerte, a tocarte, a perderme en vos, mi ser no se conforma con saber que nunca más volveré a abrazarte desesperadamente, como si me arrancaras de tus brazos, me llevaras la vida misma.
 Nuevamente entiendo que mi locura no es la misma sin tu locura, que mi voz no es la misma sin tu voz, que mis mañanas no son las mismas sin tu sol, ese sol que entraba por la ventana anunciando que las noches de pasión tienen un fin, para serte honesta, nunca vi un sol que brillara tanto como aquel y nunca más lo veré, nuevamente vuelvo a la realidad y no estás, nuevamente quiero escapar hacia donde estás, pero no estás en ningún lugar, no, ya no estás.

sábado, 6 de junio de 2015

Perfume.

 Mientras te abrazaba, pensaba que me mantenías en un lado muy paralelamente alejada de tu vida, porque estaba ella y estaba yo, sabías que no era la manera de romperme en mil pedazos y sin embargo lo hiciste. 
 Sentía tu piel, te sentía tan cerca y tan lejos, te sentía tan mío y tan de otra persona, porque estábamos juntos y el mundo se detenía a admirarnos, se detenía a vernos, tonta e ilusa, para mí se detenía, ¿Pensabas en ella cuándo me besabas, pensabas en mí cuando la besabas a ella? 
 Mientras tu celular sonaba por alguien más, yo dejaba todo de lado con tal de ver tu sonrisa junto a la mía, tendríamos que haber sido los dos, pero éramos tres y me atreví a pensar que yo era la primera, cuando me di cuenta de quien era, sólo quería una cosa, me lo dije a mi misma, esperaba que ella oliera mi perfume.

martes, 2 de junio de 2015

Junio.

 Creo que junio es un mes fascinante, es como el miércoles del año, tal vez pueda ser exactamente igual a cualquier división que conozcamos, incluso es la más extensa que conozco.
¿Cómo explicarte lo que junio significa para mí?
 Junio es sentir el frío en mi nariz, sacar los guantes de mi abuela, caminar apreciando el calor del sol, maravillada por como las hojas todavía siguen cayendo para poder renovarse.
 Junio siempre me trajo las mejores cosas, es como un suspiro de buena suerte, que dura treinta días.
 El primer beso, nuestro primer beso, mi primer amor, mi gran amor, junio me devuelve lo que el resto del año me quita, es un tiempo necesario, junio me vuelve a devolverte y pensar que estaba a un paso de rendirme y entregarme al olvido y ni así te hubiera olvidado.
 Tantos años esperé este junio, ¿y qué tengo que hacer ahora?