viernes, 17 de abril de 2015

Entender, (antes y después)

 Era de madrugada mientras el té se enfriaba y pensaba en que me diferenciaba de cuando era más joven, si no me separa mucho tiempo de aquella chica que fui, entonces veo como volvés nuevamente a mi vida, tratando de encontrar algo que siempre estuvo ahí desde el primer día en que te vi, entonces entendí que la pequeña chica hubiera salido corriendo detrás de tu sombra solo por verte aunque sea un segundo más, pero yo no, me niego a torcer el brazo, aunque no sea tan feliz, no pretendo volver nunca más a tus brazos, o soy tuya o no soy de nadie, prefiero no ser de nadie porque ser tuya casi me destruyó por completo.
 Entendí que nunca te merecí porque los demonios tienen que estar en el lugar de donde provienen, entendí que decidir entre apostar a todo o quedarme sentada mirando el té era la diferencia entre seguir creciendo o quedarme con la misma persona que me hizo quebrarme una y otra vez, doblegando toda fe en mi y en el amor.
 Finalmente entendí que no tenía porque lanzarme a tu vacío, si la primera vez que lo hice no me esperó nada en el fondo y si te preguntás si puedo volver a vos, la respuesta es no, porque la primera vez pasó por tu culpa, pero la segunda no pasará por la mía.
 Que seas muy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario