lunes, 16 de marzo de 2015

Epitafio de vida.

 Y cuando llegue el invierno, que siempre lo hace, extrañarás mis brazos, mis besos, mis labios, mi nombre quemará entre tus dientes, extrañarás despertar enredado en mi largo cabello, me extrañarás, entonces si nada nos salva del amor, que algo nos rescate del olvido que viene después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario