sábado, 21 de marzo de 2015

A la misma persona, siempre y nunca.

 Desde que te conocí, no hago otra cosa que pensar en vos, que desearte a vos, que esperarte a vos, que escribirte a vos y a veces se me ocurre preguntarme porque no me amás con esa locura de la cual contás, de ese pasado que tenés. ¿me faltan años? ¿me falta camino? ¿me falta? ¿qué me falta?
 Realmente no me falta nada, a vos te falta ver mucho más allá y no tengo tiempo para darle a alguien que me haga reaccionar así, que me haga pensar así, entendí que la vida es un barco y cuando algo pesa, simplemente lo tirás al mar, seguramente algún barco lo encontrará, pero hoy, suelto amarras en mi vida, ya no pertenecés más a este barco, lo cual es una lástima, podría haberte dado el timón y el destino del viaje.
 Pero algunas personas no se merecen tal honor...

 Siguen siendo respuestas a todas tus preguntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario