miércoles, 4 de marzo de 2015

1996.

 Supongo que en 1995 mi destino entró a formarse cuando dos personas cualquieras se conocieron y se enamoraron, de ahí vengo, de un amor que tal vez duró menos de lo que se esperaba y más de lo que debería haber durado. En 1996 nací, siendo la primera en llegar a la familia, no sé en que momento crecí tanto, pero a veces miro hacia atrás y los recuerdos tienen tanto dolor, hoy ya no duelen, hoy son sólo recuerdos.
 En 1996 nació la persona que pone música de fondo para escuchar música, una persona que siempre quiere ver más allá de todo lo que se ve, aventurera, amante del té, de los libros, cantante de corazón y doctora de profesión, (casi lamentable) independiente, soñadora.
 ¿Y por qué digo esto? ¿por qué 1996? Porque tardé 19 años en ver a esa persona en el espejo y que me devuelva esa sonrisa para poder empezar el día.

2 comentarios:

  1. Es un relato a dos aguas entre dramatico y resuelto, me gusta tu estilo para interactuar sancho lara

    ResponderEliminar