viernes, 30 de enero de 2015

Pertenecer.

 Nos viven diciendo que pertenecemos al lugar donde nacimos, creo que pertenezco al lugar donde crecí, nos viven diciendo que no pertenecemos a nada, que somos libres y sin embargo me prendo un cigarrillo pensando en dejar de pertenecerle a este vicio, otros quieren dejar de pertenecer a las deudas, a los miedos, a lo impuesto por el mundo.
 Nuestros sentimientos son libres, pero en el fondo cada persona le pertenece a otra y no es necesario que estén juntos o que se sepa de este sentimiento para pertenecerle a alguien más. Se sabe que muchos que se pertenecen están juntos pero otros tenemos la cobardía de pertenecerle a alguien y estar tan lejos que hasta la pertenencia misma siente lástima.
 Te pertenezco, pero le pertenecés a alguien más, (vaya uno a saber a quien) no es cobardia, con todas mis fuerzas sé que no es cobardía, a veces la justicia no es igualdad, ¡Cuántos pretendiendo amarse estando juntos y cuántos pretendiendo odiarse y se queman con la llama de la pertenencia!
 Te pertenezco, cada palabra mía, cada respiro, sentimiento, sensación, pensamiento, cada suspiro, cada sueño, cada parte de todo mi cuerpo y mi ser, te pertenezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario