martes, 20 de enero de 2015

Ellos, los otros.

 Ella era una belleza de dieciocho años, él solamente buscaba como divertirse, ella quería encontrar a alguien que estuviera a la altura de su inteligencia y locura, él solamente vagaba por encima de sí mismo sin ver que ella quería ser amada.
 Él no se daba cuenta de que sus propias inseguridades la afectaban a ella, haciéndola creer que ella tenía un problema, ella podría haberle dado la vida y haber besado hasta el suelo por donde los pies de él caminaran, pero era muy tarde para que alguno de los dos se diera cuenta.
 Ella cansada de ser su misma enemiga, buscó ayuda, sin saberlo, él en ese momento la perdió.

 No hay nada más glorioso que saber que todos los finales son un nuevo comienzo, ellos no lo sabian, pero todo en sí tiene un propósito, vos, yo, ellos, los demás.
 Todavía no dejo de pensar en que la vida es un rompecabezas y todo lo que sucede encaja perfectamente en nuestras vidas, pero a veces estamos tan ocupados siendo infelices que no podemos apreciar las cosas hermosas que se nos presentan.

 Al final, ellos, los otros, fueron felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario