domingo, 4 de enero de 2015

Carta para cuando quieras leerme.

 Todo el que llega hasta acá, llega por destino, casualidad o por indicación, esta última es muy crucial, porque alguien que te diga todo lo que siente por escrito, bueno, esa persona puede que sienta mucho más de lo que demuestra, tal vez mucho más de lo que se ve y sé que en algún momento llegarás hasta acá, es muy importante que supieras que cuando estoy ebria, suelo pensar en todo mi pasado, pero hoy pensé en algo muy diferente, hoy pensé en que realmente estoy enamorada y que realmente me libré de todo mi pasado,
¿y quién iba a pensar que fueras mi salvación?
 Si realmente deberías ser una persona más en mi vida, en mi rutina, en mi típica vida de casi depresión, deberías ser alguien cualquiera, pero evidentemente, fuiste mi primer amor a primera vista, vaya uno, (y hasta inclusive yo) a saber porque me interesaste tanto, tal vez deba esconder todo esto que siento, por mutuo respeto, porque la vida no puede verme feliz, por tantas razones, pero en esta noche de copas locas, quiero decirte todo lo que siento, aunque ya lo haya hecho una y otra vez con miradas simpáticas, con sonrisas que se me escapan, con todo mi cuerpo, aunque ya lo haya hecho, la primera vez que te vi, ay, esa primera vez se me va a quedar grabada en la mente como si hubiera sido ayer, la primera vez que escuché tu voz, aunque no te acuerdes y yo no me olvide, en este mismo momento es algo mágico el poder seguir adelante y seguir caminando por vos, sigamos juntos, te extiendo mi mano para que sepas que no estás solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario