martes, 30 de diciembre de 2014

El envase del alma.

 Cada día vamos aprendiendo cosas importantes, o tal vez no tan importantes, pero en este último tiempo, entendí y aprendí cosas cruciales, el envase del alma, que es el que se lleva todos los malos ratos.
 Entendí algo que siempre estuvo a la vista, la vida es un carnaval de elecciones y decisiones, está llena de caminos, hay que buscar el que nos haga más feliz, el cuerpo es receptor de emociones y el alma una vez que todo se asimila, se queda con todas las emociones, los recuerdos son de este mundo, no del mundo anímico, cuando llegue el final y puedas sumar toda tu felicidad y tu tristeza por lados separados, ¿cuál de las dos creés que predominará? Todos estamos a tiempo de cambiar nuestros destinos, estamos a tiempo de enmendar todos los errores, y de repararnos, de hacernos felices, en síntesis, el envase del alma lo manejamos nosotros, nadie más puede dictarte que querés guardar en tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario