jueves, 4 de diciembre de 2014

Confesiones de jueves.

 Cuando te confesé que te entregaba mi corazón, que podías hacer lo que quieras con él, hasta inclusive romperlo, no pensé que te lo ibas a tomar tan en serio.
 Cuando me levanto por las mañanas y me duele el alma, recuerdo que cuando te fuiste te la llevaste con vos y veo que es sólo un dolor ausente, porque por más que trate de sentirlo, no está ahí, no hay nada ahí, te llevaste todo con vos, tengo miedo de nunca más volver a ver lo que te llevaste de mí.

2 comentarios: