martes, 30 de diciembre de 2014

El envase del alma.

 Cada día vamos aprendiendo cosas importantes, o tal vez no tan importantes, pero en este último tiempo, entendí y aprendí cosas cruciales, el envase del alma, que es el que se lleva todos los malos ratos.
 Entendí algo que siempre estuvo a la vista, la vida es un carnaval de elecciones y decisiones, está llena de caminos, hay que buscar el que nos haga más feliz, el cuerpo es receptor de emociones y el alma una vez que todo se asimila, se queda con todas las emociones, los recuerdos son de este mundo, no del mundo anímico, cuando llegue el final y puedas sumar toda tu felicidad y tu tristeza por lados separados, ¿cuál de las dos creés que predominará? Todos estamos a tiempo de cambiar nuestros destinos, estamos a tiempo de enmendar todos los errores, y de repararnos, de hacernos felices, en síntesis, el envase del alma lo manejamos nosotros, nadie más puede dictarte que querés guardar en tu alma.

lunes, 29 de diciembre de 2014

El verdadero poder de los deseos.

  Hoy entendí algo que probablemente cambie mi modo de ver la vida para siempre, lo más irónico es que desperté de una manera muy absurda, era algo con lo cual contaba siempre, el verdadero poder de los deseos. Es algo que me sucedió, me sucede y va a seguir sucediendo, la fuerza de los deseos es tan grande como nosotros queremos, hay que tener cuidado con los deseos, porque tarde o temprano se hacen realidad, y siempre se hacen realidad en el presente, porque constantemente vivimos en el presente, mañana será hoy y así con el resto de la vida.
 Esta idea desde hoy que sigue dando vueltas por mi cabeza, dieciocho años para descubrir algo tan simplemente complejo como el verdadero poder de los deseos y no surgió por algo personal, surgió de una simple charla.
 Gracias amigo por crecer conmigo todos los días.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Superarme.

 Supongo que esperé tanto este día, supongo que agoté tanto mi emoción y mi ansiedad, que hoy no me queda más que decir que es como cualquier otro día normal, el tiempo hizo lo suyo y me desgastó hasta que perdí todo el interés en saber el "¿qué habría sido si...?"
 Esto, es más que un claro mensaje, hoy superé mis emociones y sentimientos, hoy me superé.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Cosas que me llevan hacia vos.

 Las cosas que me llevan hacia vos, son tan simples que tampoco pretendo que nadie las entienda, el olor del cigarrillo por las mañanas, también por las tardes, cuando estoy en completa soledad, fumando, el olor del cigarrillo por las noches, un simple recuerdo, una sonrisa, sentir como me recorrés los labios con una caricia, despertarme después de haberte abrazado, esas cosas me llevan hacia vos, y si algún día dudo y me pierdo, ya cree un camino que me lleva hasta vos.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Más ausencia que presencia.

 Ayer me faltaste más que nunca, me encerré en el baño a fumar y a llorar tu ausencia, tal vez todo tenía que ser de esta manera, ojalá todo pudiera volver a ser como antes, ojalá volvieras para quedarte, para no irte más, no hay peor dolor que sentir tu falta sin poder decírtelo, sin que te des cuenta, que estés ahí tan inerte, ¿a dónde irás cuándo no estás acá? Espero que algún día encuentres el camino de regreso, acá todos te estamos esperando con los brazos abiertos.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

El olor del amanecer.

 Sentir el olor de la madrugada despidiéndose para dar paso al amanecer llegando desde afuera, anunciando que no estás conmigo, es uno de los peores olores, es una de las peores sensaciones, seguir despierta al llegar la madrugada, que los primeros rayos de sol iluminen mi cama vacía, e iluminen tu cama que ahora se convierte en una plaza menos con alguien más. A veces al llegar ese olor, cierro los ojos queriendo creer que todo es mentira, que todo es un sueño, pero tal vez nada sea más real que este dolor, el dolor que me trae el olor de la madrugada al amanecer

martes, 23 de diciembre de 2014

Presencia/ausencia.

 Nunca escribí mi nombre en ningún banco del colegio, nunca escribí mi nombre en ninguna pared, hoy al ver todos esos nombres en ese portón, me di cuenta de que no estoy en ningún lado, pero sin embargo, estoy en todos lados, ahora, ¿cuánto es mi miedo a ser olvidada? ¿Por cuántos lugares pasé y nadie me recordará? Cuantas personas se van a olvidar de mi con el paso del tiempo y cuantas ya me habrán olvidado, es muy relativo el hecho de que las personas buscan ser recordadas y al mismo tiempo quieren olvidarse de otras.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Quiero creer.

 Se me pasa la vida tratando de entender como es que llegué a esta situación donde la paciencia es mi mejor virtud, donde el tiempo parece no tenerme piedad y pasa mucho más rápido de lo que quisiera, tal vez es la sumatoria de todos mis actos, lo que me hizo merecer esto, que no sé si llamarlo salvación o perdición, cada vez me siento más en la cuerda floja, ¿Acaso alguien piensa en lo que siento? Porque para mí no es suficiente sentir todo lo que siento y saber que tengo que seguir esperando por algo que tal vez nunca suceda. Todos los días me levanto decidida, en decirte cuanto te amo, pero no quiero decirte nada a lo cual no vayas a responder, me voy consumiendo y tal vez en algún momento todo esto muera.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Cambios.

 Realmente estoy en un período de cambios, cambio el rubio por el morocho, cambio la escuela por la facultad, cambio mi tristeza por felicidad, cambio todo lo que tenía antes por un poco de cordura, aunque la locura que tengo no creo que se vaya a ir, pero hay cosas elementales que no cambian, no cambia mi honestidad, no cambia el hecho de que cuando te veo, sale mi mejor sonrisa, tampoco cambia mi dirección, aunque pensé cobardemente en huír, era hora de pararme y enfrentarme a la vida, pero no de cualquier manera, si no haciendo las cosas de una manera diferente, no podía seguir haciendo lo mismo, es hora de celebrar de que estoy viva y no me podría encantar tanto esa idea, no quisiera que fuera de otra manera.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Palabras.

 No son las palabras, ni las charlas en sí lo que importan, es el poder de lo que sentimos cuando las decimos lo que realmente importa, es el valor que le damos a lo que decimos, es el coraje de saber decirlas en el momento justo.
- ¿Qué vas a hacer cuando realmente me ames?
(Sonreíste y me miraste)
- Porque cuando realmente lo sientas, no vas a saber como hacerlo, como amarme.

 Hay sentimientos que, una vez que se abren esas puertas, solamente pueden seguir creciendo y creciendo, no van a volver hacia atrás las cosas, todo el camino es de ida, incluso el de vuelta.

viernes, 19 de diciembre de 2014

La esperanza.

 Todo lo que hice, se resume en esta esperanza, en que realmente cuando guardé mis deseos bajo mi piel, supe que en algún momento y sin pensarlo, todo se haría realidad, solamente sucedería, con unos pasos demás, con unos cuantos años demás, hoy todo el viento sopla a mi favor, todo el sol que me ilumina dice que todo estará bien, y no sólo bien, si no que mucho más que eso, realmente ésta será mi oportunidad, es mi chance y no voy a volver a desperdiciar ni un minuto de mi tiempo, nadie sabe con certeza cuando llega el final, no quiero que ese final me encuentre mal.
 Ya no puedo hablar de amores pasados, mi primer amor ya está casado, nunca creí que llegara ésta edad, en la que cuando miro hacia atrás, vea que nunca voy a vivir como me lo esperaba, entendí que tengo que formular una nueva felicidad, no puedo vivir del pasado, y el pasado no puede vivir en mí, no, nadie quiere eso, mirar al futuro, anhelar el futuro, es una felicidad muy extraña que nunca había sentido, pero ahora me llena de esperanza.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Señales.

 Supongo que es éste jueves, este preciso día, en donde tenía que descubrir que respirar sin tensiones es lo mejor que me pudo pasar en la vida, no me creas tonta, creo que todo son señales, sólo vos y yo sabemos que quiero y deseo lo mejor para vos, donde quiera que estés, algún día vamos a volver a reencontrarnos.
 Solamente puedo seguir deseándote, lo mejor.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Pánico.

 Quiero creer que este miedo irracional a seguir fallando, me llevará a algún lado, generalmente los miedos no nos llevan muy lejos, pero sigo firme en que el pánico paraliza y el miedo te impulsa a seguir.
 Mientras el café se enfría y desorganizo mi vida para empezar a ordenarla, quiero creer que el esfuerzo siempre vale la pena.

martes, 16 de diciembre de 2014

Situaciones.

  Entendí que si no superás las situaciones, ellas te pueden superar a vos, y cuando te superan, te desbordás, desbordás lágrimas, dolor, preocupación, ansiedad.
 Podés elegir, pararte ante el dolor y superar la situación, o quedarte parado y dejar que las situaciones te superen. Entendiendo ésto, no sé que camino tomar.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Glorias y penas.

 Si el agua se acabara, si el aire se agotara, si el viento dejara de soplar y el sol dejara de iluminar, si el cielo se cayera a pedazos y el infierno empezara a subir a la tierra, si los ojos dejaran de ver y los oídos dejaran de escuchar, si el tiempo se esfumara, como lo hace mientras voy escribiendo, nada importaría de hecho, en vos encuentro todo lo que quiero, sin importar como te amo, amarte para siempre no puede estar mal, pueden seguir pasando los segundos, minutos, horas, días, semanas, años, puede pasarse toda la vida, puedo seguir sentada, frente a este monitor, desde este lugar del mundo y lo único que voy a querer siempre, es estar a tu lado.

Más confesiones.

 Quería escribirte, porque no sé si esta es la última vez que te escribo, aunque no sepas que esto que escribo exista, aunque no sepas como me siento, aunque no sepas rotundamente nada, quería escribirte, no voy a rogarte que te quedes, pero si te querés ir, te voy a estar esperando cuando regreses, y si no regresás, aceptaré que no habrá una revancha, aceptaré que es el final, bajaré la cabeza y me iré caminando quien sabe hacia donde. No tengo más para darte que mi amor, mis sonrisas, mis buenos días, mi honestidad, mi voz, (aunque nunca la hayas escuchado) lo que escribo, (aunque nunca lo hayas leído) mis silencios, mi ruido, mi corazón, no tengo más para entregarte que todo lo que soy, pero entiendo que no quieras a esta persona, entiendo que no me ames como te amo, entiendo que después de tanto tiempo tendría que haberme rendido, pero lo que soy es una junta de luchas, aprendí que vivo en constantes luchas, aunque no estés acá, espero que no me faltes nunca.

domingo, 14 de diciembre de 2014

¿Cómo relatarte?

 Si fuera por mí, nos quedaríamos el resto de nuestras vidas juntos, aunque supongas que te vas a morir antes, no importa, sumaría nuestro tiempo restante para poder estar juntos, porque cuando te miro, descubro cosas que nunca antes había visto, es increíble que pueda existir una persona como vos en la tierra y tener la suerte, la oportunidad, la gracia, el placer de que estés a mi lado solamente para verte sonreír, y no tengo que decirte mucho porque cuando me mirás, podés descubrir todo lo que siento y más, la paz que me das, como me cuidás, que cuando te pique la naríz me agarres los codos, que seamos amigos, cómplices, confidentes, poder mirarte cuando me hablás, si pareciera que fuimos cortados con la misma tijera, cosidos con el mismo hilo y hechos con la misma tela.
 Si fuera por mí, esta noche, esta maravillosa noche estaríamos juntos, riéndonos como locos, mirándonos como si se fuera a descubrir el final del horizonte en nuestras miradas, aunque me gustaría que no existiera un final en esos ojos, tratando de repararnos, como si fueras pegamento para unir mis partes y decirme que la vida siempre continúa, para decirte que voy a apoyarte en todas las decisiciones que tomes, aunque seguramente no me incluyas en ellas, personas como vos quedan tan pocas, que haberte encontrado en este instante es casi un mensaje de la vida para decirme que no todo está perdido, que hay cosas encontradas que hay que saber valorar, entonces, ¿cómo relatar ésto?

domingo, 7 de diciembre de 2014

Domingo, siete de septiembre.

 Benditas nuestras vidas aunque desastrozas se unieron en el camino de la vida, en el momento justo para salvarnos el uno al otro, tal vez no lo creerías, pero creo que un corazón sin destino que se encuentra con otro pueden hacerse sanar, bendito que llegaste justo cuando creía que iba a caer, benditos tus consejos y tus brazos que me abrazan para hacerme saber que en esta vida todos los dolores son pasajeros, que sólo con mirarme podés reparar un mal día, una mala semana, un mal año, una mala vida, porque algo que me hace tanto bien no puede hacerme tanto mal, si tus demonios se entienden con los míos, no es necesario estar en el cielo para poder estar bien. Bendito el acto que me ayudes a cerrar mis heridas como quiero ayudarte a cerrar las tuyas, dieciocho años y nunca conocí a nadie que me hable, que me aconseje, que me cuide, que me entienda, que me acompañe como vos y ya no lo quiero esconder más, no importa mucho porque o el que, o el como, no nos entiendo, pero te entiendo y me entendés, me enseñás mucho más de lo que puedo aprender y hasta me llena de orgullo saber que puedo volver a sonreír cuando te miro. Me demostrás día a día que todavía existen personas maravillosas por conocer, que todavía existen motivos para vivir, que todavía existen muchas cosas por conocer y si hay una luz en la oscuridad... Es esta.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Llévame al límite.

 Estuve recorriendo la ciudad entera, buscando lugares nuevos, estuve aferrándome a la vida casi como si la muerte me estuviera buscando, mi corazón está en la frontera de este amor, porque realmente sabe que te quiere pero no puede, porque para este corazón no existen otras vidas y cuando deje de latir, muy lejos, sabrá que fue el límite este amor, por eso llevame al límite, pero llevame con vos, a donde vayas, no me abandones, porque nunca lo hacés, estás acá en cada paso que doy, lo voy a intentar todo hasta que me muera, por ti, por mi, si querés encontrarme voy a estar en la frontera en donde se divide el vivir y el sentir, hoy realmente estoy extrañándote porque tu ausencia se siente hasta el alma, no me dejes caer nunca.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Pasos para superar.

 Ya me separan casi seis años desde ese día en el que perdí todo de mí, para darle paso a mi nueva yo, dejé de la ingenuidad de lado, me volví mucho más fuerte y me prometí nunca más caer, es más, todas las veces que iba a caer, me recordaba el dolor que había sentido y eso me fortalecía más, ¿qué si me volví fría? Si, más de lo que esperaba, la soledad y el frío matan al calor del corazón, ¿qué si me volví a enamorar? No, no hasta ese día de abril, pensaba que ese fantasma me iba a seguir persiguiendo por el resto de mi vida, tardé cinco años en endurecerme, en hacerme más fuerte, en no levantarme por las noches gritando porque soñaba como él se iba de mis brazos, me levantaba y al principio nos separaban dos días, dos semanas, un mes, un año, tres, al cuarto cuando supe que nada iba a cambiar e intentaba superarlo de todas las maneras posibles, cambié de dirección por una 900 km más lejos de él, solucioné todos mis conflictos, una tarde me senté a escribir en paz y sabía que estaba en armonía conmigo y al día siguiente conocí a la persona que haría que nuevamente repitiera todos los pasos desde la primera oración.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Confesiones de jueves.

 Cuando te confesé que te entregaba mi corazón, que podías hacer lo que quieras con él, hasta inclusive romperlo, no pensé que te lo ibas a tomar tan en serio.
 Cuando me levanto por las mañanas y me duele el alma, recuerdo que cuando te fuiste te la llevaste con vos y veo que es sólo un dolor ausente, porque por más que trate de sentirlo, no está ahí, no hay nada ahí, te llevaste todo con vos, tengo miedo de nunca más volver a ver lo que te llevaste de mí.