jueves, 27 de noviembre de 2014

Te fuiste.

 Cuando te fuiste pretendiste que no llorara, ¿acaco querías que haga una fiesta de despedida?
 No sé ni para que viniste si te ibas a ir de nuevo, ahora todo lo que queda es una persona rota que no sabe como volver a pegarse, me partiste en tantos pedazos que no sé por donde empezar a juntarme, no vuelvas más, porque sólo causás destrucción, sólo podés crear caos y dolor a tu paso, es tanto lo que siento al pensarte, al pensar que me mentías tanto al decirme que nunca te irías, que nunca te ibas a cansar, que siempre me ibas a querer, tal vez llegué a esa fase en la que las lágrimas me ciegan tanto el camino que sólo miro para atrás y te veo a vos incendiando mi vida para dejarme ardiendo, yo no te mentí, vos me mentiste todo éste tiempo, y sigo tratando de digerir tantas mentiras y no puedo hacer más que envenenarme y sentirme peor cada día. Quiero olvidarte porque no me enseñaste nada más que tu egoísmo con esta despedida, pero alguien más me encontrará y cuando el mundo no te entienda y quieras regresar, quiero que te acuerdes que vos me dejaste sóla ese día en esa esquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario