viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Qué haré con tanto?

 Hoy desorganicé todos mis recuerdos para poder encontrarte ahí, porque es la única forma de verte, tal vez nunca pueda olvidarte, no sé cuanto tiempo pasó, pero todavía te sigo escribiendo, me perdí en el tiempo que perdimos estando lejos, me hundí en estos días de soledad y aunque admitirlo suena feo, me siento cómoda en este vaivén de sentimientos encontrados, no desearía algo más que no fuera esto, tal vez no sea comodidad, tal vez me acostumbré a no tenerte, a extrañarte, a anhelarte, a desearte, a esperarte.
¿cómo tanto amor pudo hacernos mal? 
 Los dos peleábamos juntos contra el mundo y también peleábamos contra nuestro amor, y todavía no deseo agarrar otra mano que no sea la tuya, no quiero otros abrazos que no sean los tuyos, y si tuviera que esperar mil años por volverte a abrazar, lo haría, porque te debo tanto, que no sé como pagarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario