martes, 11 de noviembre de 2014

Hasta que llegues.

 Y te convertiste en mi espera, te conventiste en la persona que quiero ver todos los días, te espero en la parada del colectivo, te espero al final del día, al final del camino, te espero todos los días y todas las noches, cada amanecer y cada atardecer, te espero en cada mensaje, cada vez que suena el timbre, te espero en cada voz que pronuncia mi nombre, te espero en cada noticia, en cada sentimiento, en cada pensamiento, espero que me sientas cada vez que te canto o que te pienso, te espero cada vez que salgo a recorrer la ciudad, te espero con mis besos intactos y mientras te sigo esperando no me puedo dejar de imaginar lo que puede ser y aun no ha sido, del tiempo que me roba el destino, hasta que se decida, al cruzarme contigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario