viernes, 14 de noviembre de 2014

Cinco minutos más.

 Iba con todo mi amor a flor de piel para poder decirte que quería crecer con vos y me cortaste las alas, y es hasta el día de hoy que se nos ve el plumero y lo tonto, porque nos extrañamos con los pensamientos y nos amamos con los recuerdos, porque las caricias que me diste no me las dio nadie, y nadie más me las va a dar, porque esas noches que pasamos juntos me dijeron más que esta soledad que no me habla, tengo cerrado el corazón porque ya te pertenece, no hay espacio para nadie más, tengo cada insensatéz y me puedo equivocar, pero no me equivoqué contigo, porque podría matar por estar contigo cinco minutos más.
 Cada escrito que te dedico ya no son agradecimientos a tu presencia, son un informe de tu ausencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario