lunes, 10 de noviembre de 2014

Ciencia y corazón.

  Te conté todos mis secretos, podemos volver a empezar, podemos volver al principio una vez más, nadie me dijo que esta ausencia iba a ser tan difícil, éramos dos barriletes volando pero nuestros hilos se enredaron tanto que te lastimé y me lastimé, y decidiste alejarte con el viento. No hay ciencia que explique este dolor que siente mi corazón al levantarse cada mañana y no verte despertar, pero late dentro de mí una esperanza que ninguna ciencia puede explicar, te siento y te espero volando al viento.
 Ahora que soy libre, lo único que quiero es estar entre tus brazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario