jueves, 30 de octubre de 2014

Valiente.

 En esta etapa de cambios, en este tiempo de verdad, aprendí a vivir con la felicidad y la esperanza. Creía que eran un sueño inalcanzable, pero me di cuenta de que hasta la tristeza es un sentimiento del alma y que en cada paso que doy dejo todo de mi, doy todo de mi y siento profundamente cada cosa que hago, porque esto es estar viva, si estás feliz, dejá todo de vos y si estás triste, dejá todo de vos que siempre después de los días de lluvia, vienen días de sol, después del invierno siempre llega el verano, es algo inalterable que después de la tristeza viene la felicidad y la esperanza, entendí el secreto de vivir al máximo y disfrutar cada estado de la vida, soy una persona y siempre tengo momentos de tristeza, pero lo triste no puede durar para siempre, no, la vida es muy corta como para no disfrutar lo que tenemos alrededor, para no valorar lo que tenemos, nada es eterno, ¿80 años? Todo es efímero, vivir como si fuera el último día, me levanto pensando en cosas grandiosas, hoy soy valiente, ya no le tengo miedo a los cambios ni a lo que va a venir.

SENTIR - VIVIR - AMAR, ese es mi secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario