jueves, 9 de octubre de 2014

Tantas escaleras.

 La vida va cuesta hacia arriba, en escalones, hay días que subo cinco escalones y hay días que me quedo un poco estacionada, pero hoy no es que no me anime a bajar, si no que no quiero ni pretendo bajar, ya no camino, voy corriendo escaleras arriba para llegar a la meta y saber que vencí a todos, inclusive vencerme a mí misma y superarme, ya no hay más miedo, ya no hay más dolor, sólo ganas de vivir, ya no necesito ningún voto de confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario