sábado, 11 de octubre de 2014

Superar.

 Me siento como una historieta, como una canción, una secuencia, me soltaste la mano, caí en el abismo, seguí cayendo, hasta que después me di cuenta de que no era un abismo, no era un infinito, no me estaba cayendo, simplemente me soltaste la mano para seguir parada, entonces dejé de esperar en el mismo lugar y me empecé a mover a saltos largos hacia un lugar en donde no sólo la luz me iluminara, si no que me mostrara el camino a seguir, nunca creí en mí, nunca creí ser capáz de poder superar dolores inmensos, hasta que desperté a la realidad, no es valiente aquel que no siente el dolor, es aquel que lo siente y trata de superarse todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario