martes, 13 de mayo de 2014

 La primera vez que quise robar, quería robar algo que nunca voy a poder tener y que nadie me puede devolver, algo tan precioso, que nadie podría apreciar.
 Quería robarte de un sueño, de algún recuerdo, del mismo cielo, pero entendí que la vida pone todo en su lugar, hasta inclusive el fin.
 Te sigo esperando, aunque siento que vos también me esperás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario