domingo, 15 de diciembre de 2013

Buena suerte y hasta luego.

Desde que te vi, dormí un total de 30 hs, no volví a respirar y mi corazón dejó de latir.
Te soñé tres veces, vi tu foto cuatro y ni multiplicando todo, obtengo las veces que te pensé.
Sentí angustia nueve veces y me levanté diez, porque cuando me levanté, vino a mi la idea de que, inevitablemente, en algún momento, en algún lugar y por alguna circunstancia, nos vamos a volver a cruzar.
Me vas a mirar, te voy a mirar, y vas a volver a mirar a quien esté a tu lado y seguiremos caminando, entonces voy a volver al principio, sólo que se van a hacer cada vez más grandes las distancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario