sábado, 14 de diciembre de 2013

14 de diciembre.

 Con el correr del tiempo, voy comprobando que no hay tiempo que mida las heridas, sólo el dolor, puede medir la profundidad de una herida.
 ¿Ya pasaron cinco años? O tal vez el tiempo no pasó.
Sigo aquí, extrañándote, adormecida.
Sigo aquí, sin saber que escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario