miércoles, 31 de agosto de 2011

 Después de una noche de fiesta, ojos hinchados, sobriedad y el pelo enredado, me siento mejor, porque en las puntas me quedan tus recuerdos gastados.
Y es que por más que no me conozcas, no puedo confesarte mi amor. A&P

No hay comentarios:

Publicar un comentario